NICARAGUA.   Política Nacional de Población, 1996.

 

I.      Preámbulo

 

Nicaragua atraviesa por un período de profundas transformaciones en los ámbitos económico, social y político y se encuentra empeñada como nación en superar las secuelas del conflicto bélico y de la crisis económica y, al mismo tiempo, establecer las bases para un desarrollo sostenido y sustentable, con creciente equidad social.

 

Existe una presión social por servicios sociales básicos y empleo permanente, debido al rezago de la economía en relación a una persistente tasa de crecimiento de población del 2.9 por ciento anual, calificada como una de las más altas de Latinoamérica.  A esto se ha sumado la prevalencia de la teoría económica del “Chorreo”, que tiene como hipótesis, que el crecimiento económico trae consigo la solución de todos los problemas sociales.

 

Altos índices de pobr3eza, sub-empleo y desempleo abierto, ponen en evidencia el rezago de la economía nacional, para aabsorber, con niveles raxonables de productividad, una fuerza de trabajo que crece rápidamente.  Los déficit en vivienda en infraestructura urbana, así como la baja calidad e insuficiente cobertura de los servicios de educación y salud son también muestras del desequilibrio entre el crecimiento económico y la dinámica poblacional.

 

El sector agrícola, que ha sido históricamente uno de los pilares de la economía nacinal, atraviesa también por profunda crisis.  La incapacidad de este sector para generar empleo y bienestar en las áreas rurales tradicionales ha originado importantes corrientes migratorias tanto hacia las áreas urbanas como hacia las zonas de frontera agrícola, con gran daño, en estas últimas, sobre los recursos forestales.

 

El proceso de urbanización, inevitable resultado del desarrollo económico y la transformación de la estructura productiva, ha sido en el caso de Nicaragua, más el resultado del sub-desarrollo rural y de la inseguridad generada por los conflictos armados, que de un genuino denamismo de los centros urbanos para generar empleo productivo y satisfacer apropiadamente las necesidades básicas de la población.  Se suma a esto que la fuerte concentración económica y administrativa en la ciudad capital han conducido a una macrocefalia en el sistema urbano.

 

Por otra parte, es indispensable buscar un mejor ordenamiento de la infraestructura, la actividad económica y la población en el territorio nacional, que permita maximizar el potencial de desarrollo de cada religión y la plena utilización de los recursos humanos.

 

La Política Nacinal de Población, fue definida en este contexto, con claros objetivos y estrategias, para promover el consenso, la cooperación y la acción concertada de todos los sectores de la sociedad civil con el gobierno, en este campo de tanta trascendencia para el futuro desarrollo de la nación.

 

Directrices del Gabinete Social para la Formulación de la Política Nacional de Población

 

La Política Nacoinal de Población se elaboró siguiendo los lineamientos y criterios de acción establecidos por el Gabinete Social.

 

Lineamientos Generales

 

1.     La Política Nacional de Población debe cubrir todos los componentes de la dinámica demográfica, considerando además de mortalidad y fecundidad, las migraciones internas e internacionales, los asentamientos humanos, la urbanización y la distribución espacial de la población en el territorio, en su relación con el desarrollo económico y social, los recursos naturales y el medio ambiente.

 

2.     La Política Nacional de Población tiene como objetivo esencial contribuir, con una perspectiva de largo plazo, a crear condiciones demográrficas favorables para un desarrollo económico y social sostenido, equitativo y sustentable, que resulte en la elevación del nivel y calidad de vida de todos los nicaragüenses y su desarrollo humano.

 

3.     Se estima que el escenario demográfico más conveniente y factible para alcanzar este objetivo, es el que asume la proyección Media de población, la trayectoria de urbanización Moderada en cuanto a su ritmo, con desconcentración progresiva del istema urbano.[1]

 

La Política Nacional de Población se enmarca en el compromiso de reducir la pobreza en que vive gran parte de la población, fundamentalmente por medio de políticas que mejorarán el acceso a los servicios de educación y salud básica de los sectores más pobres y especialmente de la mujer, considerando que la pobreza y las graves desigualdades sociales tienen una gran influencia en los parámetros demográficos (crecimiento, estructura de la población) y a su vez, se ven influidos por ellos.

 

5.     La Política Nacional de Población reconoce papel de unidad básica que desempeña la familia, eje fundamental en nuestra sociedad, como es reconocido en la constitución politica del pais, por tanto, promueve la consolidación de la familia y la equidad de género.

 

Mortalidad y Comportamiento Reproductivo

 

6.     Las cuatro áreas vitales de la Política Nacional de Población, en cuanto a mortalidad y fecundidad se refiere, serán libertad, educación general y sexual, salud básica y nutrición.

 

7.     La libertad es un derecho respetado e inviolable por el Gobierno, Por lo tanto, los hijos serán siempre una decisión de la pareja, siendo deber del Estado ayudaries a tomar sus decisiones con educación e información.

 

8.     La educación sexual será integral, debiendo impartirse en el marco de la cultura de los valores morales y el ejercicio de la sexualidad con fidelidad y responsibilidad.  Sin embargo, los y las jóvenes y adultos, en el ejercicio de su libertad deberán ser informados sobre los medios existentes para evitar el embarazo no deseado y reducir el riesgo de contraer enfermeadades sexualmente transmisibles.

 

9.     La educación sexual se introducirá a partir de la primaria, graduándose en su contenido de acuerdo con el nivel de madurez de los alumnos, y respetando el derecho de los padres a intervenir en la determinación de sus contenidos.

 

10.   Se definirán metas de cobertura en educación primaria y secundaria acordes con los objetivos generales de la políticas económica, social y de población.

 

11.   La planificación familiar responsable y la educación sexual se darán en los centros de salud y de educación, complementadas con salud básica y nutrición.  No se distribuiran anticonceptivos en los centros escolares.

 

12.   Se rechaza al aborto como método de planificación familiar.[2]

 

13.   Los servicios de planificación familiar se ofrecerán en el marco de programas integrales de salud tendientes a reducir la morbi-mortalidad materna e infantil y los riesgos de los embarazos tempranos, frecuentes y tardios, coordinando para estos efectos los esfuerzos de salud y educación.

 

14.   En este ámbito se continuarán ejectutando proyectos para asistir principalmente a las y los jóvenes semi-rurales y rurales, en las áreas de salud reproductiva, educación sexual y nutrición, sobre todo a los que están fuera del sistema formal, a través de información, educación, comunicación y la atención en consejeria.

 

Urbanización y Redistribución Espacial de la Población

 

15.   La Política Nacional de Población propone respuestas eficaces a los problemas de migración y medio ambiente, ya que la tendencia histórica de las migraciones internas ha llevado a una concentración de la población urbana en el área metropolitana de Managua y a la expansión de la frontera agricola y pecuaria en áreas ecológicamente frágiles y de vocación forestal, lo que ha tenido por consecuencia el deterioro en la base de recursos naturales del pais.

 

16.   La Política Nacional de Población proporcionará propuestas concretas para la futura localización espacial de la inversión pública y medidas que podrian ser tomadas para atraer la inversión privada hacia las áreas cuyo desarrollo y poblamiento se quiere promover, en concordancia con el Plan Quinquenal de Acción para la Nutrición, y los niveles de pobreza medida por el método de las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), integrados a la Propuesta para el Ordenamiento Ambiental del Territorio contenida en la Estrategia de Conservación para el Desarrollo Sostenible (MARENA) y con los Lineamientos Estratégicos para el Ordenamiento Territorial de INETER (Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales).

 

Migración Internacional

 

17.   La Política Nacional de Población aborda en su dimensión el problema de la migración internacional por significar esto una pérdida de recursos humanos, muchos de ellos calificados, lo cual influye obviamente en forma negativa en los esfuerzos por el desarrollo nacional.

 

* * *

El Marco Ético-Jurídico de la Política

 

Los objetivos y estategias de la Política Nacional de Población se definen teniendo en cuenta los principios siguientes:

 

·          La familia es el núcleo fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de ésta y del Estado (Constitución Política, arto. 70).

·          Las relaciones familiares descansan en el respeto, solidaridad e igualdad absoluta de derechos y responsabilidades entre el hombre y la mujer (Constitución Política, arto. 73).  Por tanto, se prestará especial atención a la temática de educación para la vida familiar desde una perspectiva integral del ser humano en todas sus dimensiones.

·          La familia nicaragüense ha pasado por dificultades excepcionales causadas por factores bélicos, económicos, sociales, culturales y políticos.  Como consecuencia de la guerra, en la década del 80 se rompieron muchos vinculos por las continuas movilizaciones militares, así como la migración de muchos nicaragüenses al exterior.  Miles de familias se desintegraron habiendo perdido su patrimonio y su entorno familiar.

·          Esa ruptura familiar ha generado grandes repercusiones en la formación de la niñez y ha dejado otro tanto en la orfandad y el abandono, inclinándose muchos de ellos al riesgo fisico y social que conduce la drogadicción, prostitución y práctica de actos que tienen que ver con la seguridad de las personas.

·          El Estado protege la paternidad y maternidad responsable y otorga protección especial al proceso de reproducción humana (Constitución Política, artos. 78 y 74).  Se reconoce en este marco el derecho de las parejas a decidir libremente sobre el número y espaciamiento de sus hijos, así como el deber del Estado de crear condiciones sociales e institucionales que faciliten el ejercicio de ese derecho.

 

El Código Penal de Nicaragua prohibe el aborto y lo autoriza sólo por razones terapéuticas en caso de alto riesgo para la vida de la madre, tal como se expresa en el capitulo V, en los artículos siguientes:

 

·          El Arto. 162 que dice "El que causare la muerte de un feto en el seno materno o mediante aborto, será reprimido con prisión de tres a seis años, si obrare sin consentimiento de la mujer o si ésta fuera menor de 16 años; y con prisión de 1 a 4 años si obrare con consentimiento de la mujer".  Y el Arto. 165 que dice "El aborto terapéutico será determinado cientificamente, con la intervención de tres facultativos por lo  menos, y el consentimiento del cónyuge o pariente más cercano a la mujer, para los fines legales".

 

Por tanto se rechaza el aborto como método de planificación familiar.[3]

 

En relación con la migración interna e internacional, los nicaragüanses tienen derecho a circular y fijar su residencia en cualquier parte del territorio nacinal y a entrar y salir libremente del pais (Constitución Politica, arto. 31).

 

Esta Politica Nacional de Población contribuirá a crear condiciones favorables para el pleno ejercicio por parte de todos los sectores de la sociedad nicaragüense de sus derechos constitucionales a tener trabajo, educación y salud (artos. 57, 58 y 59); a estar protegidos contra el hambre mediante una adecuada disponibilidad de alimentos y una distribución equitativa de los mismos (arto. 63);  a disponer de una vivienda digna, cómoda y segura, así como habitar en un ambiente saludable (artos. 64 y 60); y a seguridad social para su protección integral, en especial cuando lleguen a la tercera edad (artos. 61 y 77).

 

Por último, esta Politica tendrá plenamente en cuenta la diversidad étnica, cultural y religiosa que caracteriza a la sociedad nicaragüense, respetando el derecho de cada communidad a preservar y desarrollar su propia identidad cultural (artos. 69 y 89).

 

Esto entraria dentro de un marco referencial que enfatice los valores humanos, en particular:  la integridad de la familia, el derecho de una nueva vida a realizar su potencial, la formación moral del individuo y la potencialidad y responsabilidad de niños y niñas y adolescentes de ambos sexos en el desarrollo de una actitud responsable frente a la sexualidad y la procreación.

 

La utilización de canales no formales tendrá un papel central en el nuevo programa ya que es a través de ellos que se puede alcanzar a los grandes contingentes de jóvenes y adolescentes que no han accedido o que abandonaron prematuramente la escuela, especialmente durante los años de conflicto armado.

 

Igualmente, la Politica Nacional de Población retoma los acuerdos sostenidos en Cartagena de Indias en 1994, referidos a:

 

1.     Promover la formulación y consolidación de politicas públicas orientadas hacia la familia, que respeten su diversidad e identidad cultural.

 

2.     Revisar, actualizar, difundir y poner en práctica un marco legal que contribuya a la protección integral de la familia, eliminando toda forma de discriminación y violación de sus derechos.

 

3.     Impulsar politicas, planes, acciones y servicios orientados a crear las condiciones que permitan a las familias fortalecerse como agentes protagónicos de su propio bienstar e integrarse en relaciones de equidad, solidaridad, cooperación, afecto y respeto.

 

4.     Diseñar estrategias orientadas a convertir a la familia en eje potenciador de los programas dirigidos a grupos poblacionales especificos incproorando las dimensiones de género, edad, condición, etnia y situación de vulnerabilidad.

 

5.     Favorecer la ampliación de los ámbitos de participación e interrelación de la organizaciones no gub3ernamentales en pro de la familia.

 

Asimismo, la Politica Nacional de Población retoma principios y objetivos sostenidos en otros foros:

 

·          La familia, basada en el matrimonio, como unión fundamental del hombre y la mujer, contraida libremente y expresada públicamente, abierta a la transmisión de la vida y cuidado de los niños (unión de hecno estable), es el núcleo básico de la sociedad que el Estado juridicamente debe proteger y apoyar.

·          Propiciar una legislación que sin disconocer en modo alguno la libertad de opinión y expressión, comprometa a los medios de comunicación para que desarrollen su actividad sin que resulte afectada la dignidad de la persona y el respeto a la institución de la familia, exaltando sus valores y se respete el efectivo cumplimiento de la Convención sobre los Derechos del Niño y de la Niña, particularmente en sus artículos 16, 17 y 29.

 

IV.   Objetivos

 

A.    Objetivo General

 

El objetivo último de la Politica Nacional de Población es contribuir, con una perspectiva de largo plazo, a crear condiciones demográficas favorables para un desarrollo económico y social sustenido, equitativo y sustentable que resulte en la elevación del nivel y calidad de vida de todos los nicaragüenses y su desarrollo humano integral.

 

Se estima que el escenario demográfico más conveniente para alcanzar este objetivo, y al mismo tiempo factible, es el que asume la proyección Media de población, la trayectoria de urbanización Moderada en cuanto a su ritmo, con desconcentración progresiva del sistema urbano, especialmente del área metropolitana.

 

B.    Objetivos Específicos

 

1.     Crecimiento

 

En cuanto al volumen y crecimiento de población, esta Politica asume la proyección Media de población, la que contempla para el quinquenio 1995-2000 una tassa de crecimiento promedio anual de 2.6 por ciento, con una tasa bruta de mortalidad de 5.7 por mil y una tasa global de fecunidad de 3.8 hijos por mujer.  Este ritmo de crecimiento significaria que la población de Nicaragua hacia el año 2020 alcanzaria los 7.1 millones de habitantes y los 9.2 milliones hacia el año 2040, muy superior a la población de 1995 que ascendia a 4.1 millones de habitantes según el Censo Nacional de Población y Vivienda realizado en 1995.[4]

 

2.     Mortalidad

 

En cuaanto a mortalidad general, mortalidad materna e infantil, esta Politica Nacional de Población hace suyos los objetivos y metas de midiano plazo adoptados por el Ministerio de Salud en el Plan de Implementación Estratégico – Metas 1994 y 1996-2000.

 

Para el largo plazo, adopta como objetivo elevar la esperanza de vida al nacer de la población a 71 años para el quinquenio 2005-2010 y a 74 años en el quinquenio 2020-2025, fonformee a lo esperado en las nuevas proyecciones de población del INEC, lo que permitiria alcanzar en cuarenta años más una esperanza de vida de 77 años, semejante a la que tienen en la actualidad los paises de Europa Occidental.

 

Consistente con los objetivos anteriores, se establece como meta reducir la mortalidad infantil a 34.8 por mil nacidos vivos en el quinquenio 2005-2010 y a 24.7 por mil en el quinquenio 2020-2025.

 

En términos de mortalidad materna, se asume el compromiso de El Cairo de reducir este indicador a la mitad del nivel de 1990 para el año 2000 y una nueva reducción a la mitad para el año 2015.  Esto significa en el caso de Nicaragua, con una mortalidad materna estimada en 160 por cien mil n acidos vivos en 1990, reducir esa tasa a 80 para el año 2000 y a 40 para el año 2015.

 

Dado que reducir la mortalidad y elevar la esperanza de vida es un imperativo moral en cualquier circunstancia, estas metas constituyen un logro mímino a alcanzar y superarlas será el objetivo de todos los que trabajen por emplementar esta Politica.  En este sentido, se considera no sálo una ganancia estadistica en años por vivir, sino también, una mejoria en el nivel y calidad de vida de las personas de la tercera edad, a traves del mejoramiento en la prestación de los servicios de pensión por vejez.

 

3.     Comportamiento Reproductivo

 

La libertad es un derecho consignado por la Constitución Politica:  por lo tanto, los hijos serán siempre una decisión de la pareja, siendo deber del Estado ayudarles con educación e información a tomar decisiones en este campo.

 

Si bien se estima deseable que la fecunidad descienda conforme a lo asumido en la proyección Media de población, esta politica deliberadamente no adopta metas demográficas en este ámbito especifico, sino objetivos relacionados con el comportamiento reproductivo que apuntan al pleno ejercicio del derecho de las parejas a decidir de manera libre y responsable sobre el número y espaciamiento de sus hijos, a reducir la morbi-mortalidad materna e infantil, a fortalecer la familia como unidad básica de la sociedad y a mejorar la calidad de la vida familiar.

 

Estos objetivos son

 

a.     Elevar significativamente la edad de iniciación de las uniones maritales mediante la elevación de los niveles de educación y acciones educativas específicas.

 

Con este objetivo se perseguirá como meta para el año 2000 reducir las uniones que se inician antes de los 15 años en la mujer, de 14 por ciento en 1995 a 4 por ciento y las uniones que se inician antes de los 18 años de 45 por ciento a 20 por ciento.  Las metas para el año 2005 serán reducir el primer porcentaje a menos de 1 por ciento y el segundo a 10 por ciento.

 

b.     Reducir significativamente la incidencia de embarazos en mujeres adolescentes solteras.

 

Con este objetivo se perseguirá como meta reducir el porcentaje de mujeres de 15 a 19 años solteras con hijos, de 12.1 por ciento en 1993 a 8 por ciento en el año 2000 y a 5 por ciento en el año 2005.

 

c.     Reducir a un mínimo la frecuencia de embarazos no deseados.

 

Con este objetivo, se perseguirá como meta reducir el porcentaje de parejas que se encuentran en riesgo de tener un embarazo no deseado, en la población rural de 33 por ciento en 1993 a 15 por ciento en el año 2000 y a 5 por ciento en el año 2005, y en la población urbana, de 17 por ciento en 1993 a 5 por ciento en el año 20000 y a 1 por ciento en el 2005.

 

d.     Reducir significativamente el recurso al aborto inducido mediante la información, educación, y communicación, y la prevención de embarazos no deseados.

 

Se establece a este respecto como meta mínima reducir la tasa actual de aborto inducido, estimada en 1994 en alrededor de 30 abortos anuales por cada mil mujeres en edad reproductiva (15-49 años), a 15 por mil en el año 2000 y a 5 por mil en el 2005.

 

e.     Reducir la incidencia de embarazos tempranos, tardios, muy seguidos y en multiparas por los riesgos que implican para la salud materna e infantil brindando educación sexual integral, así como información y servicios adecuados de saludd reproductiva, y planificación familiar, con pleno respeto por las creencias de las personas.

 

Se establece en relación con este objetivo, como metas minimas a alcanzar, que con consistentes con la Proyección Media considerada por esta Politica como escenario diseable, las siguientes:

 

·          Reducir la tasa especifica de fecundidad de las mujeres de 15-19 años de edad de un nivel de 142 nacimientos por mil mujeres estimado para 1995, 127 en el año 2000 y a 112 en el 2005.

·          Reducir la tasa especifica de fecundidad de las mujeres de 40-44 años de edad de un nivel de 32 nacimientos por mil mujeres estimada para 1995, a 21 en el año 2000 y a 15 en el 2005.

·          Reducir el porcentaje de nacimientos que tie nen lugar a menos de 24 meses de un nacimiento anterior; en la población urbana de 32.0 por ciento en 1990 a 15.0 por ciento en el año 2000 y a 10.0 por ciento en el 2005; y en la población rural, de 37.0 por ciento en 1990 a 20.0 por ciento en el año 20000 y a 10.0 por ciento en el año 2005.

 

f.      Aumentar significativamente la participación de los hombres en la toma de decisiones reproductivas y en la práctica de la planificación familiar, con equidad de género y solidaridad en el ejercicio de una paternidad y maternidad responsables.

 

Se establece como indicador de éxito en el logro de este objetivo un significativo incremento en la proporción de parejas que deseando espaciar los nacimientos o no tener más hijos optan por un método masculino.  Las metas en el primer caso son pasar de una relación de 122 parejas que usan condón por cada 1000 parejas que usan gestágenos orales (pildora) en 1993 a una relación de 200:1000 en el año 2000 y de 400:1000 en el 2005.  En el segundo caso la meta será pasar en la razón entre esterilización masculina (vasectomia) y esterilización femenina de una relación de 14 vasectomias por cadda 1000 esterilizaciones femeninas en 1993 a 120:1000 en el año 2000 y a 200:1000 en el 2005.

 

g.     Desarrollar en hombres y mujeres desde el comienzo de la adolescencia la capacidad de amar, de relacionarse con respeto mutuo y de ejercer la sexualidad con fidelidad y responsabilidad.

 

Los posibles indicadores de progreso en relación al logro de este objevito serán:  la reducción en número absoluto y proporción de macimientos registrados sin reconocimiento del padre, la disminución del indice de divorcios y separaciones, y la disminución de número de demandas por pensión alimentaria.

 

4.     Distribución Espacial y Urbanización

 

El objetivo general en cuanto a distribución espacial de la población y urbanización es:  propender a una distribución apropriada de la población en el territorio nacional, acorde con el potencial de desarrollo, condiciones de habitabilidad y caracteristicas ecológicas de cada región del pais, que m ajor contribuya al desarrollo sustentable y que permita satisfacer las necesidades de la población y m ajorar su calidad de vida.

 

En este marco, los objetivos especificos de esta Politica Nacional de Población son:

 

a.     Alcanzar una distribución armónica de la población que permita disminuir las altas concentraciones urbanas en pocas localidades, así como reducir la primacia de Managua mediante el fortalecimiento de las ciudades intermedias.s

 

Para el logro de este objetivo se establece como meta deseable reducir lentamente el peso relativo de la Región Metropolitana de 27.0 por ciento en 1990 a 26.0 por ciento en 2020, y a partir de ese año reducir su participación con mayor rapidez, alcanzando un peso porcentual de 22.0 por ciento con respecto al total del pais en el año 2040, lo que significaria que la población en términos absolutos se duplicaria a 2.0 millones de habitantes en medio siglo.

 

Para el logro de esta meta es necesario promover la descentralización y desconcentración de la administración pública de la ciudad de Managua, incrementando la capacidad politica-administrativa de los Goviernos Locales, principalmente para las cabeceras departamentales de Esteli, Matagalpa, Jinotega, Boaco, Juigalpa y San Carlos.

 

b.     Promover la concentración de la población rural dispersa a fin de facilitar la provisión de servicios básicos y sociales necesarios para potenciar el desarrollo de las actividades sociales y económicas de esa población

 

Con este fin se invertirá en infraestructura y equipamiento, principalmente en educación y salud y de la infraestructura básica necesaria, en apoya a la producción forestal, agricola y pecuaria, a fin de vigorizar sus actividades productivas con un uso racional y adecuado de los recursos  naturales, económicos y sociales.

 

Se dará prioridad a los centros integradores que contribuyen a concentrar la población rural, es decir, aquellos centros ubicados en un rango entre 500 y mil habitantes, en particular a concentrar la población rural en Teodosio Pravia, La Sandino, Puertas Azules, Murra, Santa Cruz, Pantasma, La Concordia, Wiwili, Magarali, La Estancia, Montaña Grande, Tuma, La Dalia, Múhan, La Carquita, El Chile, San Lucas, San Dionisio, San Ramón, Cuapa y La Libertad.[5]

 

c.     Reducir la presión migratoria sobre el área de la frontera agricola y otras ambientalmente vulnerables, mediante la reorientación de los flujos migratorios hacia zonas del pais con potencialidades de desarrollo agricola, pesquero, forestal, minero y turistico.[6]

 

Se buscará estructurar el sistema de asentamientos humanos de la región central a fin de contener y absorber población que migra hacia la región del pacifico o bien avanza hacia la frontera agricola, por medio del fomento de la inversión en infraestructura y  equipamiento, impulsando las actividades agropecurias y/o agroindustriales en los centros de Jalapa.  La Trinidad, Condega, Sébaco, Matiguás, Camoapa, Rio Blanco.

 

d.     Potenciar el desarrollo socioeconámico de la Macroregión Central, mediante la dotación de infraestructura y equipamiento, a fin de disminuir la presión sobre la frontera agricola y reducir la concentración poblacional en la Macro-región Pacifico.

 

Lo anterior implica fortalecer con infraestructura y equipamiento los centrls poblados de San Sebastián de Yali, San Rafael del Norte, Muy-Muy, Terrabona, Esquipulas, San Pedro de Lóvago, La Gateada, Villa Sandino, Nueva Guinea y Muelle de los Bueyes para mantener y absorber población y apoyar los pequeños sistemas de pueblos de su área de influencia.

 

Para alcanzar los objetivos propuestos se requiere además de la voluntad política de sucesivos gobiernos, la adopción de normas y reglamentaciones sobre la orientación de las inversiones y asignación de recursos, acompañadas de estímulos fiscales y exenciones tributarias para motivar el desarrollo de las ciudades intermedias y de las regiones alternativas aquí propuestas.  Asimismo, se requerirá de la supresión de subsidios directos e indirectos que puedan estar creando condiciones privilegiadas para las inversiones en la región metropolitana de Managua.

 

V.    Estrategias

 

A.    Estrategia General

 

La Politica Nacional de Población requiere de una emplia estrategia multisectorial para alcanzar sus objetivos especificos y para su implimentación deberá realizarse la difusión necesaria y adecuada.

 

Aún antes de haber adoptado esta Politica Nacional de Población este Gobierno habia definido objetivos y prioridades para el desarrollo económico y social y comenzado a ejectar politicas que cabe esperar resulten en sostenido descenso de la mortalidad y la fecunidad y que pueden afectar la distribución espacial de la población en el territorio nacional.

 

La Agenda Social del Gobierno 1993-1996 que define como objetivos (i) atender a la población más pobre y vulnerable, (ii) ser más eficientes y eficaces en la prestación de los servicios básicos, principalmente en salud y en educación, y (iii) apoyar a los sectores productivos aisaldos de los mecanismos formales del m ercado, y que adopta como criterios estratégicos la descentralización, la promoción y participación cumunitaria, la acción concertada entre gobierno y sodiedad civil y la focalización en poblaciones-objetivo, es la principal herramienta para el logro de los objetivos adoptados en esta Politica en los referente a mortalidad y comportamiento reproductivo.

 

La implementación en este marco del Plan Nacional de la Mujer, del Plan Nacional de Nutrición y de la estrategia general del gobierno para reducir el desempleo y sub-empleo de la fuerza de trabajo contribuirá de por si a avanzar considerablemente en la consecución de los objetivos de esta Politica.

 

Por otra parte, las estraegias de ordenamiento territorial y ambiental sirven de marco para la acción en lo relativo a urbanización y redistribución espacial de la población.  Asimismo, para este análisis deberá considerarse los aspectos de seguridad ciudadana, particularmente de la población rural.

 

Es en este marco que se señalan a continuación lineas de ación especificas que tienen por propósito aumentar la eficacia de la estragegia general de desarrollo del gobierno para alcanzar los objetivos perseguidos en el campo poblacional.

 

B.    Estrategia en Relación con Mortalidad y Comportamiento Reproductivo

 

1.     Papel del Sector Educación

 

El nivel educativo de las personas y del medio social en que viven ejerce gran influencia sobre los nivels de mortalidad infantil y sobre su comportamiento reproductivo.  Por otra parte, una adecuada educación sexual integral y para la vida familiar eleva la capacidad de l os individuos y parejas para un ejercicio libre y responsable de la procreación.  Por estas dos razones el sector Educación tiene un papel crucial que jugar en el logro de los objetivos perseguidos por esta Politica Nacional de Población.

 

a.     Cobertura de los Servicios

 

En el Plan 1994 – 1996 – 2000 el Ministerio de Educación establece como objetivo "Mantener los niveles de cobertura y mejorar la calidad de todos los programas educativos, garantizando principalmente que las tasas de escolarización no disminuyan".

 

Dado que la tasa neta de escolarización alcanzada en Educación Primaria en 1993 fue de 83.8 por ciento y que dicha tasa en Educación Secundaria fue de 27.3 por ciento, la sola manutención de estos niveles de cobertura no permitiria conseguir en el modiano y largo plazo el incremento sustancial en los niveles de educación de la población requerido para alcanzar los objetivos de esta Politica Nacional de Población.

 

Se requerirá, en consecuencia, un aumento significativo de los recursos para la Educación Primaria y Secundaria durante la segunda mitad de la presente década que haga posible revisar la meta para el año 2000 a fin de conseguir no sólo un crecimiento de la matricula que absorba el crecimiento demográfico de la población en edad escolar, sino también una efectiva elevación de la tasa de escolarización, tanto en primaria como, especialmente, en secundaria.

 

b.     Actividades Especificas

 

A través del Ministerio de Educación, desde el año 1992, se imparten contenidos de educación en población en los dos últimos grados de Educación Primaria y se comienza a extender dicha educación a nivel secundario.

 

Desde 1992 opera en el Ministerio de Educación un Departamento de Educación en Valores que promueve la formación en valores  morales, sociales, democráticos, culturales y civicos a través de contenidos curriculares y acciones educativas.

 

Tiene especial relevancia para la Politica Nacional de Población el trabajo que se ha iniciado en ese marco para la capacitración en responsabilidad familiar y la preparación y distribución de materiales educativos dirigidos a alumnos, padres y profesores en educación para la familia y educación sexual integral.

 

A fin de aumentar la eficacia de la acción del Sector Educación en la prosecución de los objetivos perseguidos por esta Politica Nacional de Población, el MED y demás instituciones que proveen educación formal y no-formal a la población, en particular el instituto Nacional Tecnológico, llevarán a cabo acciones tendientes a:

 

1.     Asegurar que la educación sexual sea integral, debiendo impartirse en un marco de valores morales, promoviéndose así la paternidad y maternidad responsables y el respeto por los derechos del niño; la equidad y respeto mutuo en las relaciones entre hombres y mujeres; y el ejercicio de la sexualidad con fidelidad y responsabilidad.  Asimismo, los jóvenes y adultos, en el ejercicio de su libertad deberán ser informados sobre los medios existentes para evitar el embarazo no deseado y reducir el riesgo de contraer enfermedades sexualmente transmisible.

 

2.     Promover la activa participación de la población en general, y de los padres y madres de los educandos en particular, en las actividades de educación sexual intetral y para la vida familiar, respetando su derecho a intevenir en los contenidos de dicha educación, y procurando crear un clima de respeto mutuo y tolerancia por las normas y valores sustentados por los demás.

 

3.     Dado que por la aún limitada cobertura de la educación secundaria gran parte de los adolescentes no pueden ser alcanzados directamente por los canales formales de educación, utilizar mecanismos y canales no-formales para llegar con educación sexual integral y educación para la vida familiar a los adolescentes y jóvenes que están fuera del sistema escolar.  Se considerará para este efecto la utilización de educación en los lugares de trabajo, clubes culturales y deportivos, y unidades militares.  En este ámbito, es perentorio iniciar proyectos para asistir principalmente a las y los jóvenes semi-rurales y rurales en áreas de salud, educación sexual integral y nutrición.

 

4.     Promover con ese mismo propósito la utilización de los medios masivos de comunicación, en particular la radio y la televisión, para lo que deberá considerarse la cooperación del MINSA y del MED en la preparación de programas conjuntos.

 

5.     Desarrollar en profesionales de la comunicación, así como en liberes comunales, la capacidad de abordar los temas de población en forma activa, y sobre la base de conocimientos técnicos.

 

6.     Realizar campañas populares de educación en planificación familiar natural y artificial, y de educación sexual, utilizando los diferentes medios posibles.

 

7.     Promover la participación de la población, especialmente de niños, niñas y adolescentes en actividades culturales y deportivas, a fin de propiciar el desarrollo integral de las generaciones presentes y futuras.

 

2.     Papel del Sector Salud

 

Entre los ejes de la Politica Nacional de  Salud tienen especial relevancia para la Politica Nacional de Población (i) la democratización de la gestión, que incluye la descentralización del sistema y la participación organizada de la base social en la ejecución y control de las acciones, y (ii) la atención integral de la salud de la mujer y de la niñez mediante el fortalecimiento de la atención primaria.

 

Los Sistemas Locales de Atención Integral a la Salud (SILAIS), que articulan los hospitales, centros de salud y puestos de salud a nivel departamental, son el principal instrumento en la operacionalización de esta politica.

 

Este enfoque de atención decentralizada e integral es el más apropiado para alcanzar a los sectores pobres del campo y de las ciudades que son los que muestran niveles más altos de mortalidad infantil y materna, más alta fecundidad en general y en particular entre adolescentes, y mayor necesidad insatisfecha por educación y servicios de salud para la mujer y planificación familiar.

 

Dentro de la Politica Nacional de Salud, tienen especial importancia para el logro de los objetivos de esta Politica Nacional de Población el Programa de Atención Integral al Niño y el Programa de Atención Integral a la Mujer.  Ambos programas son claves para la reducción de la mortalidad infantil y materna.

 

Mediante el primero, se garantiza el nacimiento de un niño en buenas condiciones, vigilancia de su crecimiento y desarrollo, protección de enfermedades inmuno-prevenibles y tratamiento oportuno de sus enfermedades.

 

El Programa de Atención integral a la Mujer incluye como objetivos (i) la protección de la salud de las mujeres en edad fértil (15-49 años) para evitar los embarazos no deseados y (ii) la promoción de una maternidad sin riesgo que contempla tanto la prevención de los embarazos de alto riesgo reproductivo (embarazos precoces y tardios, intervalo intergenésico corto y multiparidad) como la atención a la madre durante el embarazo, parto y puerperio.  Las actividades para alcanzar estos dos objetivos, que lo son también de esta Politica Nacional de Población, incluyen educación sexual integral, como parte de la educación en salud para la mujer, y servicios de planificación familiar a nivel de puestos y centros de salud e incluso en los hospitales, que ofrecen también esterilización quirúrgica a solicitud de la mujer.

 

Se promueve también la lactancia materna, que tiene efectos beneficiosos tanto en la salud del niño como por el espaciamiento natural de nacimientos en que resulta.

 

Se han iniciado recientemente actividades de anticoncepción post-parto, trans-cesárea y post-aborto, que incluyen consejeria a la mujer durante el embarazo e inserción de dispositovo intrauterino (DIU) con previo consentimiento.

 

El MINSA planea poner en marcha un Programa de Atención Integral en Salud al Adolescente, que incluirá la oferta de educación, información, consejeria y servicios para la atención diferencaida de los y las adolescentes.

 

A fin de aumentar la efectividad de las actividades en el ámbito de la salud de la mujer y el niño y de la salud reproductiva, incluyendo la planificación familiar, en funcioón de los objetivos de esta Politica, el MINSA, the manera coordinada con las demas instituciones que trabajan en este campo, llevaria a acabo acciones tendientes a:

 

a.     Aumentar la accesibilidad y mejorar la calidad de los servicios ofrecidos a la población, dando prioridad en ese esfuerzo a los puestos y centros de salud que sirven a comunidades pobres y tradicionalmente marginadas.  Con este propósito, fortalecer la red de salud mediante el desarrollo de los recursos humanos y capacidad de gestión, mejoramiento de la infraestuctura fisica y equipamiento, y suministro oportuno de medicamentos y anticonceptivos:

 

b.     Asegurar en la capacitación de los recursos humanos que estos desarrollen su habilidad para educar y aconsejar, facilitando así una decisión libre e informada or parte de las usuarias y usuarios de planificación familiar;

 

c.     Asegurar una oferta diversificada de métodos de planificación familiar, incluyendo los métodos naturales, y los de uso masculino, en los hospitales, puestos y centros de salud, que permita a las parejas o mujeres y hombres que demantlen este servicio elegir el método que mejor responda a sus necesidades y convicciones personales;

 

d.     Asegurar que la educación sexual y en salud y planificación familiar, se entregue en un adecuado m arco de valores morales, promoviéndose así la paternidad y maternidad responsables y el respeto por los derechos del niño y de la niña; la equidad y respeto mutuo en las relaciones entre hombres y mujeres; y el ejercicio de la sexualidad con fidelidad y responsabilidad.

 

e.     En el espiritu de buscar una activa participación de la población en la ejercución y control de las acciones de salud, promover la vinculación de los centros y puestos de salud con organizaciones locales que puedan cooperar en funciones de información y educación.  Deberá propiciarse en este marco una activa participación de los hombres como receptores y agentes en actividades de educación sexual integral dirigidas a adolescentes, jóvenes y adultos de la comunidad.

 

f.      Dar prioridad a la implementación delC.    Estragegia en Relación con Distribución Espacial y Urbanización

 

Las migraciones internas y los consecuentes cambios en la distribución espacial de la población están principalmente determinados por el patrón espacial de desarrollo y, en consecuencia, por la localización espacial de las inversiones, tanto públicas como privadas, en áreas tales como actividades productivas, energia, infraestructura vial y de telecommunicaiciones, sistema de transporte, infraestructura urbana, vivienda y servicios sociales.  Mientras estas inversiones, y las oportunidades de empleo que generan directa e indirectamente, actúan como factores de atracción de la migración, el deterioro de las condiciones de vida y la falta de oportunidades de empleo, producido entre otras causas por el rápido crecimiento de la fuerza de trabajo en las áreas rurales, actúan como factores de expulsión.

 

Puede sostenerse, en consecuencia, que una reorientación en las tendencias históricas de la dinámica de la distribución espacial de la población y del patrón espacial de la urbanización requiere de una estrategia general de desarrollo de largo plazo que oriente la acción de  todos los sectores en función de una estructuración  más apropiada del espacio nacional.

 

La propuesta para el Ordenamiento Ambiental del Territorio contenida en la Estrategia de Conservación para el Desarrollo sostenible adoptada por el actual gobierno constituye un paso de gran trascendencia en esta dirección.  Por otra parte, los Lineamientos Estratégicos para el Ordenamiento Territorial preparados por INETER contienen una propuesta de reordenamiento espacial y de sistema de asentamientos humanos.  Si bien ambas propuestas diseñen una Imagen Objetivo se requiere de trabajo adicional para consolidarlas y dar un tratamiento más cabal a la dimensión poblacional en una perspectiva temporal, teniendo en cuenta las nuevas proyecciones de población preparadas por el INEC.

 

Dada la importancia que ha adquirido el problema de la inseguridad ciudadana como factor determinante de la migración del campo a la ciudad, la estrategia general recién esbozada deberá incluir medidas tendientes a superar esta situación.

 

VI.   Ejecución

 

Dado el carácter multisectorial de la estrategia propuesta, la traducción de esta politica en acciones concretas será responsabilidad de todas las instituciones del Estado.

 

La Politica Nacional de Población será ejectuada por los Ministerios y demás entidades pertinentes, de manera descentralizada y coordinada, a través de sus propios planes y programas, los que deberán ser revisados y ajustados cuando sea necesario a fin de asegurar su efectiva contribución al logro de los objetivos especificos propuestos.

 

La coordinación será asegurada por el Baginete Social con el apoyo de la Comisión Nacional de Población.  Dada la importancia que el gobierno asigna a la activa participación de la sociedad civil a través de sus diversas instituciones y organizaciones de base en la implementación del desarrollo social, la Comisión constituirá subcomisiones de coordinación intra-sectorial para el Sector Salud, el Sector Educación y otros sectores que se estime conveniente.  Estas sub-comisiones estarán integradas por representantes tanto de institutiones del Estado como de aquellas instituciones y organizaciones no gubernamentales que realizan una activa labor en el sector correspondiente, siendo su principal función la concertación y coordinación de sus actividades en función de los objetivos de esta politica.

 

Donde y cuando las condiciones sean favorables, se fomentará la constitución de comités de coordinación intrasectorial e intersectorial a nivel departamental y municipal, prestando especial atención a la cooperación y coordinación entre las instituciones de gobierno y las de ia sociedad civil.

 

Finalmente, está politica se concretará mediante un Plan de Acción en Población 1997-2000, que será el instrumento operativo de implementación de la misma.

 



[1]  Ese escenario implica alcanzar hacia el aña 2020 una población de 7.1 millones de habitantes que estaria creciendo ai 1.65% anual, con una tasa bruta de mortalidad de sólo 4.6 por mil y una fasa global de fecundidad de 2.3 hijos por mujer.  Akrededar de un 70% de la población estaria residiendo ya en localidades urbanas; no obstante, la población rural se habria incrementado en cerco de 600 mil habitantes respecto a su tamaño en 1990, concentrandose en las regiones Occidente y Norte, que son las que tienen mayor potencial no utilizado para el desarrollo agricola.  Se habria evitado así una presión demográfica excesiva en áreas del país que son ecológicamente vulnerables o que tienen fuertes limitantes, como la carencia de agua, para el desarrollo agricola y ganadero.  El área metropolitana de Monagua, que en 1990 concentraba el 40% de la población urbana del país, si bien habria duplicado hacia el año 2020 su población urbana, estaria concentrando sólo un tercio de la población urbana total, mientras que las demás ciudades habrian crecido más rapido que la ciudad capitol y estarian aumentando su importancia relativo en el sistema urbano. 

 

[2]  Los toros internacionales, la OMS y el UNFPA no reconocen al aborto como método de Planificación Familiar.

 

[3]  Los toros internacionales, la OMS y el UNFPA no reconocen al aborto como método de Planificación Familiar.

 

[4]  Initituto Nacional de Estadisticas y  Censas (INEC) Censas Nacionales 1995.  Citras Oficiales Preliminares, Septiembre, 1995.

 

[5]  INETER, Documento Ampliado:  "Lineamientas Estralégicas para el Ordenamiento Territorial", Enero 1993.

 

[6]  Este objetivo es consistente con la meta propuesta en el Plan de Acción Forestal de haber reducida para. 1996 en un 50% la tasa de avance de la frontera agricola y la deforestación.